LECCIÓN 10: LA MUERTE REDENTORA DE CRISTO EN LA CRUZ (3) (Lección para niños de 8-12 años, se compartirá el domingo 26 de julio del 2015 en el salón de reuniones de la Iglesia en Padre las Casas)

LECCIÓN 10: LA MUERTE REDENTORA DE CRISTO EN LA CRUZ (3) (Lección para niños de 8-12 años, se compartirá el domingo 26 de julio del 2015 en el salón de reuniones de la Iglesia en Padre las Casas)

La verdad y experiencia de la salvación

 

Lección Diez

 

LA MUERTE REDENTORA DE CRISTO EN LA CRUZ (3)

 
 

 

 

Carga a impartir

 

La muerte redentora de Cristo en la cruz, restauró al hombre nuevamente a Dios, proporcionó el medio para que los pecados del hombre fueran perdonados y lavados. Además, hizo posible que todos los que creyeran en Cristo fueran justificados ante Dios. Ya no necesitamos sentirnos culpables, avergonzados y condenados. ¡Debido a la muerte de Cristo y el derramamiento de Su sangre preciosa hemos sido redimidos, perdonados, lavados, aprobados, aceptados y justificados, ¡Aleluya!

 

 

 

Versículo a memorizar

“Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” Romanos 3:24

 
 

 

 

Detalles a enseñar

1.    El pecado trajo muchos problemas al hombre. El hombre había caído y se había alejado de Dios y de Su propósito eterno, ofendiendo a Dios y contaminando su conciencia y carácter. También el pecado puso al hombre bajo condenación, es decir, hizo que el hombre fuera culpable ante Dios y no fuera aprobado o aceptado por Dios. El hombre pecaminoso ya no era digno de Dios ni de Su presencia. Como pecador esperaba la desaprobación, rechazo, condenación y juicio de Dios (Ro. 3:19)

 
 
 

2.    Todos los problemas son solucionados por la gran redención que Cristo llevó a cabo en la cruz cuando derramó Su preciosa sangre por nosotros. Al derramar Su sangre fuimos traídos de nuevo a Dios y llegamos a ser Su posesión legítima, nuestros muchos pecados fueron todos perdonados por Dios y olvidados para siempre (He. 8:12). La mancha de contaminación en nuestra conciencia fue limpiada (He. 9:14; 10:22). Venimos a ser “blancos como la nieve” en la presencia de Dios (Is. 1:18)

 
 
 

3.    Necesitamos ahora la aprobación afirmativa de Dios. Necesitamos una declaración de que fuimos aceptados a Su vista. Esta acreditación y aprobación son expresadas a través de la “justificación” de Dios. Lo que Dios hizo no fue simplemente  perdonar nuestros pecados en secreto. Él nos aceptó, aprobó y justificó abierta y libremente.  ¡Esta fue Su manera de declarar a todo el universo que nosotros ya no teníamos problemas con El y que El no tenía problemas con nosotros!

 
 
 

4.    Un ejemplo de nuestra justificación por Dios se ve en el caso del hijo pródigo en Lucas 15:11-32. El hijo pródigo pecaminoso regresó a su padre vistiendo ropas sucias. No podía de ninguna manera ser recibido a la mesa de su padre ni ser aceptable a su vista. Por tanto, lo primero que hizo su padre fue cubrirlo con “el mejor vestido” (v.22). De ésta manera fue recibido, aceptado, aprobado y justificado por Dios. De la misma manera, nosotros somos aceptados, aprobados y justificados pro Dios cuando creemos en Su Hijo, Jesucristo, nuestro Redentor y Salvador. 

 
 
 

5.    Somos justificados solamente por nuestra fe en Cristo, no por nuestras obras. Cuando hemos sido justificados de ésta manera disfrutamos la paz con Dios. [1]

 

[1] Véase la lección 13 en LA SALVACION, Libro de Lecciones, Nivel Uno por Living Stream Ministry

 

 

 

Referencias.- Transcripciones de mensajes cortos dados por Eugene Gruhler durante la última parte de la década de los años 80.

 

 

Mas informacion acerca de la iglesia en Padre las casas, llamenos al fono (45)2732732 - 88078475  

o escribanos en la pestaña izquierda 

 
 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Categorias

Links

Social

Mas links

Preguntas / Cerrar
1000 caracteres restantes
Si no puede enviar el mensaje, limpie el historial de su navegador