LOS HIJOS DEL PADRE CELESTIAL - LECCIÓN 2: CONSIDERAD LOS LIRIOS (Lección para niños de 5-7 años, se compartirá el domingo 13 de diciembre del 2015 en el salón de reuniones de la Iglesia en Padre las Casas)

LOS HIJOS DEL PADRE CELESTIAL - LECCIÓN 2: CONSIDERAD LOS LIRIOS (Lección para niños de 5-7 años, se compartirá el domingo 13 de diciembre del 2015 en el salón de reuniones de la Iglesia en Padre las Casas)

LOS HIJOS DEL PADRE CELESTIAL

Lección Dos

CONSIDERAD LOS LIRIOS

 

 

Carga a Impartir:

 

Como hijos del Padre celestial no debemos preocuparnos ni estar ansiosos.

 

 

 

Versículo a Memorizar:

“Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan” Mateo 6:28

 

 

 

Detalles a Enseñar: (Véase : La Visión Celestial, capítulo cinco ©LSM)

 

 

1.   Como seres humanos, jóvenes o viejos, todos experimentamos ansiedad y preocupación. Esto no es saludable ni placentero. Sin embargo, tampoco es necesario. La ansiedad proviene de la vida humana. Debido a que nuestra vida humana es mortal, también es frágil y genera sentimientos de inseguridad, incertidumbre y temor. Esto provoca ansiedad. También, debido a que nuestra vida humana es incapaz de prever o prevenir las circunstancias externas que puedan surgir para amenazarnos o dañarnos, nos pone ansiosos y nos preocupamos Sin embargo, debido a que somos hijos del Padre celestial, en realidad no necesitamos preocuparnos. (Mt. 6:26). Somos de gran valor para Él. No solamente nos dio la vida sino que mantienen nuestra vida. Él cuidará de ambas cosas, nuestra necesidad interna (lo que comeremos y beberemos) y nuestra necesidad externa (lo que vestiremos, etc.). Las aves no tienen inteligencia, ni tienen habilidad para construir  graneros para almacenar su comida, y todavía después de miles y miles de años permanecen en la tierra. El Padre celestial provee para su alimento cada día. 

 

 

2.   Dios ni siquiera se olvida de la necesidad de la hierba. La hierba cubre la tierra seca, pero es tan ordinaria y simple. Dios ha provisto los lirios para vestir la hierba y embellecerla. Hay muchos lirios en las costas de Galilea.  El lirio es una flor muy común en Palestina, y crece en los valles profundos (Cnt. 2:1), aún entre los espinos (2:2). Nuestro Señor tomó nota de esto y los comparó con toda la gloria de las vestiduras del rey Salomón. Por lo tanto, muchos eran de colores brillantes (escarlata, como en Cantares 5:13). Ellos no trabajaban ni hilaban, sin embargo, crecían y eran hermosos. 

 

 

3.    Así que, si nuestro Padre celestial cuida de la vida de las aves (que no son tan valiosas) y viste la hierba ordinaria de los campos (la cual se valora aún menos) con los hermosos lirios, ¡Cuánto mas Él tendrá cuidado de nosotros, Sus queridos hijos, y de todas nuestras necesidades! Preocuparnos y estar ansiosos es un insulto a Él. Simplemente debemos confiar en Él.

 

 

4.    Una historia  que ilustra el cuidado del Padre por nosotros podría ser ésta: Había una vez una pobre viuda holandesa que tenía cuatro hijos para cuidar, el mayor de los cuales era un niño de ocho años. Una noche no tenía pan para darles. Todos ellos se arrodillaron mientras ella oraba, porque confiaba en Dios. Entonces su hijo de ocho años dijo: La Biblia nos dice que Dios envió cuervos para le llevaran comida un buen hombre. "Sí", contestó la madre. El niño, de nombre Dirk, respondió: "Voy a abrir la puerta para que puedan entrar volando". Así lo hizo. 

 

 

La brillante luz de la lámpara alumbró hacia la oscuridad que había en el exterior. El magistrado holandés vio la luz y se detuvo para mirar hacia dentro. Vio una sala muy limpia y recogida en el interior de la cual se hallaba la pequeña familia. Él dijo: "¿Por qué su puerta está abierta si es ya es tan tarde y de noche?". La madre le explicó que su pequeño Dirk había orado para que los cuervos vinieran volando y trajeran algo de pan.  Sucede que el magistrado estaba vestido de negro con un gran sombrero negro. Los niños dijeron: "Él es un gran cuervo". "Sí", dijo el magistrado. Él les trajo un gran suministro de pan y comida. Se fueron a dormir sabiendo que Dios tiene cuidado de sus propios hijos.

 

Nota: Si no ha leido la introducción, le animamos a hacerlo, dejamos el link http://www.iglesiaenpadrelascasas.org/lecciones-para-ninos-de-5-7-anos/item/1758-leccion-1-todos-tus-cabellos-estan-contados.html

 

 

 

Tomado de www.alacenaparaninos.com 

 

 

Mas informacion acerca de la iglesia en Padre las Casas, llamenos al fono (45)2732732 - 88078475 

 escribanos en la pestaña a la izquierda

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba

Categorias

Links

Social

Mas links

Preguntas / Cerrar
1000 caracteres restantes
Si no puede enviar el mensaje, limpie el historial de su navegador